Ir al contenido principal

Entradas

El vendedor de pasados, José Eduardo Agualusa (Angola)

La parte superior del muro está cubierta de trozos de vidrio de colores variados, pegados en el cemento. Desde aquí donde los veo, me hacen pensar en dientes. Este feroz artificio no impide que de vez en cuando unos niños salten el muro y roben paltas, nísperos o papayas. Colocan una tabla sobre el muro y después levantan el cuerpo. Me parece una tarea demasiado arriesgada para tan escaso provecho. Tal vez no lo hagan para probar las frutas. Creo que lo hacen para probar el riesgo. Tal vez, el día de mañana, el riesgo tenga para ellos el sabor de los nísperos maduros. Imaginemos que uno de ellos se vuelva zapador. En este país nunca falta trabajo para los zapadores. Ayer mismo vi en la televisión un reportaje sobre el proceso de quitar las minas. Un dirigente de una organización no gubernamental lamentó la falta de precisión de los números. Nadie sabe, en verdad, cuántas minas fueron enterradas en el suelo de Angola. Entre diez y veinte millones. Probablemente habrá más minas que ango…
Entradas recientes

La belleza es una herida, Eka Kurniawan (Indonesia)

Aquella tarde, el preman se presentó poco después de que la señora de la casa se hubiera levantado y aseado. Lo recibió una niña de unos once años. Dijo llamarse Maya Dewi y pidió a Maman Gendeng que esperase en la sala de estar, porque su madre estaba secándose el pelo. La pequeña, que llegaría a ser tan hermosa como su madre, eso ya era evidente, le llevó un vaso de limonada bien fría y, cuando el invitado sacó un cigarrillo, se apresuró a colocar un cenicero encima de la mesa. Maman Gendeng se imaginó que el aspecto pulcro y ordenado de la casa debía de ser cosa de la niña. Gracias a Mamá Kalong se había enterado de que Dewi Ayu tenía tres hijas y le intrigaba averiguar si las otras dos hermanas eran igual de guapas, pero al parecer Alamanda y Adinda habían salido.
Dewi Ayu apareció con la melena suelta y refulgente con la luz de primera hora de la tarde. Ordenó a su hija que los dejara solos, despertó a un gato que estaba acurrucado en su sillón y se sentó. Todos sus movimientos er…

Abecedario de pólvora, Yordán Radíchkov (Bulgaria)

Se conoce que Dios, antes de partir, cargó su carro deprisa y corriendo, y durante su viaje monte arriba, extravió casi sin darse cuenta nuestro pueblecito. Debió de escurrírsele del carro y precipitarse rodando cuesta abajo, hasta que fue a parar en el barranco junto a un mísero río. Las gentes, entonces, desviaron parte del agua, hicieron un caz, dispusieron a su lado un batán y un molino, abrieron algunos pozos y más tarde, cuando hubo medios, erigieron una pequeña parroquia en un extremo del pueblo, para la que el herrero forjó una cruz a partir de dos rejas de arado. A pesar de estar rodeado de escarpadas pendientes que lo aíslan del mundo expterior, este no tardó en descubrir la existencia del pueblecito ya que poco a poco por allí empezaron a deambular recaudadores de impuestos, tratantes de todo tipo de ganado, jóvenes solteros de los pueblos vecinos que admiraban a nuestras mozas casaderas, etc.

FICHA TÉCNICA
Título: Abecedario de pólvora
Título original: Барутен буквар (Baruten…

Madona con abrigo de piel, Sabahattin Ali (Turquía)

Cuando la examiné con atención, concluí que la pintura tenía un carácter muy particular desde el punto de vista artístico. Era la primera vez en mi vida que veía una Madona así. En las representaciones de la Virgen que me había encontrado hasta entonces, ésta tenía una expresión de inocencia más acusada de lo necesario, a veces incluso llevada al absurdo. Normalmente parecía una niña pequeña que miraba el bebé que tenía en brazos como si dijera: «¿Habéis visto qué regalo me ha hecho Dios?» Otras veces, parecía una criada sonriendo desconcertada mientras clavaba la mirada en el hijo ilegítimo que había tenido con un individuo cuyo nombre no podía revelar. Sin embargo, en este cuadro de Del Sarto, María era una mujer que había aprendido a pensar, que se había formado un juicio sobre la vida y que había empezado a desdeñar el mundo. No miraba a los santos que la flanqueaban adorándola, ni al Mesías en su regazo, ni siquiera al cielo, miraba a la tierra y estaba claro que veía algo.
FICHA …

Lista de lecturas por países

Desde que comenté que iba a comenzar este viaje literario, varias personas me han hecho llegar sus sugerencias; además, he ido haciendo una revisión más profunda de mi biblioteca para comprobar qué libros encajan en el reto. Y, por supuesto, no he podido evitar hacer alguna investigación, para añadir nuevos títulos al reto.
Y he decidido unificarlas en un listado por países -no podría ser de otra forma-. El listado es de propuestas y opciones de lectura. Incluyo los libros que mencioné en mi primer post, otros que me han sugerido y algunos que he ido decidiendo desde que inicié el reto. 
Este es un listado vivo y dinámico; no necesariamente leeré todos los libros que vaya apuntando, pero sí son opciones a tener en cuenta. Y de algunos países habrá más de un título (ya los hay), aunque sólo enlazaré el que haya leido para el reto.

Un listado de lecturas por países que se irá ampliando a medida que el reto avanza. Aquellos libros que he leido (en el reto o no) y que me parezcan muy rec…